gif

¡Quiero tu saliva!

El placer de escupir y de los juegos con saliva
21 de agosto de 2020

¿A quién le gusta que le escupan? Pues, ¡a nuestra autora! Eso sí: solo en ciertas situaciones y con la persona adecuada, más específicamente cuando juega con su amo. Este es un relato sobre humillación y recompensa y sobre los placeres de escupir y de los juegos con saliva.

 

Von Sarah Schmidt

Mi morbo pende de un hilo

Inclinado sobre mí, lentamente suelta un hilo de saliva mientras me sujeta con fuerza. Me gusta pero al mismo tiempo me repele. Una mezcla de excitación, de confianza íntima y de reflejo repulsivo se mezclan en mi cabeza.

Pero, ¿de dónde salen las dudas?

Escupir, ¿un acto vergonzoso y de pérdida de control?

Durante mi infancia aprendí que escupir era asqueroso y nada decoroso y, sobre todo, que no se debe escupir a otra persona aunque el que reciba el escupitajo haya hecho algo inaceptable.

En las antiguas películas del oeste o de gánsteres, el escupitajo era considerado humillante y degradante e incluso se usaba como una provocación. A menudo, el que recibía el escupitajo yacía en el suelo, de tal manera que el equilibrio de poder estaba claramente definido.

Pero ¿por qué este precioso fluido, que mantiene nuestra boca húmeda y nos sirve básicamente para comer, tiene tan mala fama? Una de las razones podría ser que nos recuerda a las personas en situación de dependencia ya que estas suelen tener problemas a la hora de retener su saliva (como los bebés, los ancianos y los enfermos). En definitiva, las personas cuyo cuerpo funciona correctamente no babean y mantienen sus fluidos bajo control.

La saliva: entre amor y fetiche

Incluso históricamente, la saliva muestra un enorme potencial fetichista. Los ejemplos van desde las películas de terror en las que los poseídos expulsan su demonio escupiendo, hasta la tradicional percepción de la saliva como curativa, como bien hacían nuestros padres y madres. La saliva llega incluso a las leyendas bíblicas: ¡Jesucristo lo petó cuando devolvió la vista a un hombre mojándole los ojos con su saliva!

Cuando nos besamos, intercambiamos saliva, aunque a algunos les gustan los besos húmedos más que a otros. Cuanto más húmedo, más apasionado, nada que ver con el beso seco de la abuelita ¿verdad? De la misma manera, muchas personas disfrutan cuando al realizar sexo oral se utiliza mucha saliva y también se usa como lubricante en otras prácticas sexuales.

La saliva es también utilizada en la pornografía. La gente escupe animadamente en un coño o ano si no están lo suficientemente lubricados para disfrutar de ellos. Además, la humillación a través de la saliva también es muy popular en el porno.

¡Quiero tu saliva!
 

El Spitting vs. los juegos de saliva

Pero… vamos a ver, ¿El spitting (acto de escupir) y los juegos de saliva no son la misma cosa? Pues, no del todo si has desarrollado uno de estos dos fetiches.

Veamos una breve distinción:

Los fetichistas de la saliva realzan las cualidades de esta esencia transparente, que son principalmente su olor, consistencia y acuosidad. El actor principal en este juego es la persona que entrega su saliva, ya que esta es muy importante para el o la fetichista que la recibe.

En cambio, lo que mueve a los fetichistas del spitting es ser degradados y humillados por ese objeto de placer, así como la excitación de recibir la esencia de la otra persona. La saliva ciertamente puede estimularlos, pero el detonante principalmente del placer es la humillación provocada tras ser escupidos. La parte sumisa se vuelve objeto. Los aficionados al Sadomasoquismo (o SM) lo llaman también lluvia plateada.

Fantasías húmedas

A medida en que la relación con mi amo se hacía más íntima y morbosa a la vez, fantaseé por primera vez con la idea de ser escupida en mi boca y tragarme su saliva. Entonces él me dominaría y le haría sentir que le pertenecía completamente. En mi mente esta fantasía se convertía en algo muy íntimo ya que los dos estaríamos cruzando los límites sociales establecidos mientras nos miramos a los ojos, yo tumbada debajo de él.

Los paralelismos con la eyaculación son obvios, soy adicta a su esperma.

Es sólo otro fluido corporal más que sale de él, así que, ¿por qué no? Pasaron semanas antes de que me atreviera a contarle mi fantasía. Durante la conversación, sus ojos se iluminaron. Inmediatamente vi cómo le excitaba: ¡quiere poseerme a través de este juego!

La cata

Se palpa una cierta tensión en la habitación cuando lo probamos por primera vez. Me coge con fuerza con su mano situada firmemente en mi cuello, él está encima de mí y su mirada busca la mía. Me aprieta la boca, me mira durante largo rato y después me dice: "Eres mía. Ahora lo sentirás y después me lo dirás".

Nuestros cuerpos están excitados y se respira en el aire mucha tensión. Se inclina sobre mí, me abre la boca y deja que un hilo de su saliva fluya lentamente hacia mi boca. Antes de que esta esencia toque mi lengua por primera vez, hay una lucha en mi interior. Probablemente son los antiguos resquicios de decencia aprendida. Al mismo tiempo me doy cuenta de lo mucho que me gusta ser su objeto. Bebo su saliva con avidez y disfruto estando a la merced de mi amo.

Finalmente respondo: "No tienes idea de hasta cuánto me posees".

Esto podría interesarte::

¿Un acto de degradación?

¿Deben ser siempre degradantes los juegos donde se involucra la saliva?

¡Un NO rotundo! Para mí es un acto de afecto, un intercambio especial entre dos personas que quieren estar cerca una de la otra de una manera especial.

Aquí depende sobre todo de la intención y el estado emocional de las dos partes. Al igual que un cachete en el trasero, el petting o lluvia plateada puede ser condescendiente y humillante o conmovedor e íntimo.

Escupir sobre o en la boca de alguien puede ser muy morboso y es un acto tan íntimo y entregado como el besar, follar o satisfacer oralmente a los que amamos. Como en cualquier otro juego, es importante hablar de los límites y crear un entorno seguro para explorar las fantasías de forma responsable y sin prejuicios.

Siguiente nivel: Drooling Games (Juegos de babas)

A diferencia con el juego de saliva, hay otras formas de forzar a su/s compañeros/as a segregar saliva. Los juegos de babas son especialmente populares en los juegos de Dominación/sumisión y de Shibari, en los que se lleva a la parte sumisa fuera de su zona de confort y se la controla con juguetes sexuales adaptados a estas prácticas.

Y tú ¿Estás listo/a para escupir?

 

¿Qué papel juega para ti la saliva en el sexo? Clica aquí y haznos participes de tus ideas.


 

 




¿Ya conoces el JOYclub? ¡Ingresa en nuestras exclusiva comunidad y disfruta de tu deseo!

En el JOYclub te espera una comunidad vital, de gran tamaño y consejos fascinantes que cambiarán completamente tu vida sexual. NO importa si eres hombre, mujer, trans, soltero o una pareja - ¡vive tu fantasía con el JOYclub! ¡Te estamos esperando!

Entra gratuitamente en el JOYclub

Su comentario en el foro (11 Contribuciones)