gif

La opinión de una Dominatrix sobre “Bonding”

La serie fetichista desde el punto de vista de una experta
19 de febrero de 2021

Masaje prostático, esclavos domésticos, lluvia dorada, fetichismo de pies, humillación y fetichismo de cosquillas: "Bonding" sigue a una joven Dominatrix y a su asistente a través de un mundo lleno de perversiones. Hemos pedido a la Dominatrix Aurora Nia Noxx que vea la serie para nosotros.

Por Aurora Nia Noxx

Antes de ver Bonding...

"Bonding" es una serie dramática. Así que si buscas autenticidad o consideras que tu lado kinky no tiene mucho humor, "Bonding" no es tu serie. Es exagerada, bromea con el fetichismo y se toma muchos clichés al pie de la letra.

Sin embargo, en la serie reconocí mi trabajo y descubrí paralelismos con mis sesiones y experiencias. En algunas escenas me reí a carcajadas porque la serie tiene un toque humorístico simpático que no se da en el mundo de los fetiches y de los fetichistas.

Un pequeño Spoiler de la primera temporada.

Bounding #1 | Secuestro y Humillación

La opinión de una Dominatrix sobre “Bonding”
 

La escena:

Tiff, alias Mistress May, y su mejor amigo Pete, alias Carter, secuestran a un cliente en la calle, lo meten en el maletero de un coche y lo llevan a un almacén abandonado. Resulta que al caballero le gusta que le humillen por el tamaño de su polla. Carter lo baña de insultos, desde: "¡He visto lesbianas con pollas más grandes!" hasta "¡No hace falta mucho maquillaje para cubrir ese grano!".

 

Mi punto de vista:

Esta escena me hizo pensar en el secuestro de mi cliente Marian. Lo secuestré en una estación de metro, lo metí en mi Peugeot 206 de entonces y conduje con él hasta un parque donde le dí de comer bajo una farola mientras él llevaba un babero.

La humillación a la polla pequeña la conozco bien ya que a mi cliente Malte le exita cuando lo degrado por ello. Él mismo sabe que con su polla no puede satisfacer a una mujer, así que ¿por qué no hacer felices a las mujeres haciéndolas reír a carcajadas sobre su polla? Malte piensa que las mujeres que ríen son felices, así que su pequeño pene sirve para algo.

 

Bonding #2 | Esclavo de bondage y doméstico.

La opinión de una Dominatrix sobre “Bonding”
 

La escena:

Mistress May ata a Pete en el sofá de su casa mientras su esclavo domético está limpiando la cocina en topless.

Mi punto de vista:

¿Qué hace exactamente May? Ni rastro de Bondage profesional. A Matthias Grimme, una eminencia en el bondage, se le pondría los pelos de punta ante esta escena. Me recordó mi lección de bondage durante mi formación como Dominatrix, no podía recordar ni un solo nudo. Sólo después del curso con el propio Matthias conseguí hacer unos cuantos nudos presentables.

 

Bonding #3 | Masaje prostático

La opinión de una Dominatrix sobre “Bonding”
 

La escena:

Pete le hace un masaje de próstata a su compañero de piso porque su novia no está dispuesta a hacerlo.

Mi punto de vista:

El compañero de piso de Pete es el tipo de hombre que recibo regularmente en mi estudio: un hombre heterosexual y con necesidades anales. El ano y la próstata son zonas erógenas. No hace falta ser gay para encontrar excitante el juego anal pasivo. Desgraciadamente, existe una idea errónea y mal interpretada sobre este juego. Por ello, muchos hombres no se atreven a dejar su ano en manos de sus parejas.

En mi primer masaje prostático, practiqué el movimiento del "ven aquí" con mis dedos índice y corazón a mi invitado Thorsten. Mientras lo hacía, miré a Thorsten a los ojos y le susurré: "¡Estoy segura de que voy hacer que te corras sin que te toque la polla!" Mientras pronunciaba estas palabras, noté que su próstata se ponía dura.

Thorsten comenzó a jadear fuertemente y todo se contrajo en su interior. De repente, abrió los ojos de par en par, rugió con fuerza y de su polla salió disparado un chorro de esperma. ¡Lo conseguí! Después supe que ese fue el primer orgasmo anal de Thorsten.

 

Bonding #4 | Fetiche de cosquillas

La opinión de una Dominatrix sobre “Bonding”
 

La escena:

Una esposa, extrañada ante el fetiche de su marido, requiere los servicios profesionales de Mistress May y Carter. Los invita a su casa para sorprender a su marido, al que le gusta que le hagan cosquillas mientras dice "mamá" en voz alta.

Mi punto de vista:

En realidad, no he tenido muchas sesiones de cosquillas hasta ahora, ya que este fetiche es poco frecuente. Durante mi última sesión de cosquillas tuve que llevar una falda vaquera larga porque la prima de mi sumiso solía llevarla cuando hacía la pantomima del "monstruo de las cosquillas" cada vez que se había portado mal.

Sin querer hacer psicología barata, según mi experiencia, muchos fetiches tienen su origen en la infancia. El trasfondo psicológico me parece totalmente apasionante. Por eso me encantan las conversaciones antes o después de las sesiones para conocer mejor a mi cliente y sus preferencias.

 

Bonding #5 | Lluvia dorada

La opinión de una Dominatrix sobre “Bonding”
 

La escena:

Carter se encuentra de pie encima de un cliente que yace tendido en el suelo a la espera de su lluvia dorada. Puesto que es su primera vez, Carter se siente muy nervioso y no le sale el pipí.

Mi punto de vista:

Durante esta escena de lluvia dorada con Carter, inmediatamente recordé a mi querida aprendiz de Dominatrix de 21 años, Cherie Black. Cuando su cliente Gregor le pidió que le mease encima, aunque iba a ser su primera vez, Cherie respondió relajada y animada: "¡No hay problema!". Abrió las piernas, deslizó su minivestido negro sobre su trasero y se colocó sobre la cara de Gregor que yacía desnudo en la ducha de mi estudio.

Vi la lujuria en los ojos de Gregor que, acostado entre las piernas de la Dómina, se masturbaba. El clímax debía llegar tan pronto como se le permitiera recibir en su lengua las deliciosas gotas doradas recién salidas de Cherie.

Observé el espectáculo con expectación. Estábamos esperando un minuto tras otro. Sin embargo, la mirada de Cherie pasó de la cara de Gregor al techo del baño. Tenía arrugas en la frente y se mordía el labio inferior. Tras varios minutos de espera, le pregunté: "¿Cherie? ¿Podrás hacer pis?". Me miró a través de la mampara de ducha y susurró: "No lo creo...". Así que decidí hacerme cargo del final de la sesión: me puse sobre la cara de Gregor y oriné directamente en su boca con un chorro bien dirigido. Él se corrió al primer contacto con mi delicioso pis.

 

Bonding #6 | Excéntricos

La opinión de una Dominatrix sobre “Bonding”
 

La escena:

May y Carter se encuentran con un psicópata que quiere “un plato fuera del menú” y la situación se pone peligrosa.

Mi punto de vista:

Mi invitado más desagradable hasta la fecha fue Arash. Le gustaba un juego de rol muy específico: que lo encerraran en una jaula como castigo y le regañaran. Se presentó a nuestra segunda cita con una botella de Cava pues quería brindar por el final del día. Sin embargo, la bonita idea se convirtió en un desastre.

Mientras Arash bebía champán me reveló su adicción al alcohol para después confesarme que se había enamorado perdidamente de mí. Alegaba que no podía pegar ojo por las noches al no poder dejar de pensar en mí y en mi mirada a través de la jaula con mis hermosos ojos azules como el hielo. Me confesó que su vida ya no tenía sentido y que a menudo pensaba en el suicidio. Aunque me asusté terriblemente, pude dialogar con él y calmarlo un poco, no sin antes quitarle de la cabeza la posibilidad de que algo podía pasar entre él y yo.

Un día más tarde, empecé a recibir llamadas y timbrazos tormentosos en plena noche. Como vivía sola en mi estudio, ese acoso me afectó bastante. Decidí fingir mi muerte hasta que la borrachera de amor de Arash se esfumó al cabo de un tiempo.

 

Bonding #7 | Outing

La opinión de una Dominatrix sobre “Bonding”
 

La escena:

Insegura, Tiff/May logra finalmente confesar a su novio su profesión y se muestra ante él con un ajustado vestido de látex y un par de botas. La juguetona respuesta de su novio es: "Te pareces a Wonder Woman en un funeral".

Mi punto de vista:

Desde mis inicios en esta profesión, nunca oculté mi segundo empleo. El trabajo de Dominatrix nunca ha sido algo de lo que me tenía que avergonzar. Me encanta serlo, gano bastante dinero con este trabajo y soy más libre que nunca. Mis amigos también han reaccionado sin ningún prejuicio. De hecho, a menudo me piden que les cuente “Historias de Dominatrix” y me escuchan con mucha atención. Por supuesto, a mi me encanta hablar de mi trabajo, de mis experiencias y de mis sesiones.

 

¿Has visto ya la serie Bonding? Te espero en Te espero en el foro para intercambiar ideas.

Sobre Aurora Nia Noxx.
La opinión de una Dominatrix sobre “Bonding”


Aurora Nia Noxx es coach de pareja, experta en sexo y fundadora de la Mistress Academy. Con ella, las mujeres aprenden a descubrir y explorar su lado dominante y, por tanto, desarrollan una mayor conciencia de sí mismas.

Esto podría interesarte:


¿Ya conoces el JOYclub?

¡Ingresa en nuestras exclusiva comunidad y disfruta de tu deseo!

En el JOYclub te espera una comunidad vital, de gran tamaño y consejos fascinantes que cambiarán completamente tu vida sexual. NO importa si eres hombre, mujer, trans, soltero o una pareja - ¡vive tu fantasía con el JOYclub! ¡Te estamos esperando!

Entra gratuitamente en el JOYclub


Comentarios (20 Contribuciones)