gif
©

Mi primer e inesperado squirt

De la vergüenza al placer a través de la eyaculación femenina
15 de diciembre de 2019

Jamás había visto un vídeo porno cuando viví ese momento de “perdona, ¿me acabo de mear encima?” por primera vez. Si me llevé un buen susto es porque en aquel momento no sabía NADA del squirting. Por eso me animo a escribir este artículo, para contaros mi primera experiencia con la eyaculación femenina y que no haya más sustos.

Por Perra de Satán

Cuando experimenté esto por primera vez, yo era muy jovencita y todavía algo recatadita para eso de vivir mi sexualidad abiertamente y sin vergüenza. Había estado ya con chicos y no me sentía mal por haber hecho cosas con ellos, pero lo de mi intimidad más secreta y personal era otro tema. Y de porno, ni hablar.

Precisamente por haberse hecho tan popular gracias a la pornografía, muchas personas creen que la eyaculación femenina es un mito, y que a ellas o a sus parejas mujeres “eso no les pasa”. No os culpo. Yo tampoco tenía ni idea de que eso de soltar un chorrazo por el chichi podía ocurrir… ¡Hasta que lo experimenté en mi propio cuerpo!

A mí me pasó sin buscarlo y me asusté bastante la primera vez que me ocurrió, porque no tenía ni idea de que mi cuerpo era capaz de hacer eso. Eso sí, una vez perdido el miedo, todas las que vinieron después ya fueron puro placer.


¿Quieres conseguir un estimulador de clítoris y vaginal de LELO?


Mi primera vez con el squirting

Me siento muy vieja reconociendo esto, pero lo cierto es que ya no recuerdo qué edad tenía cuando viví mi primer squirt. Calculo que diecisiete. En aquel momento yo no hablaba con nadie de que me masturbaba, ni amigas, ni novios, ni nadie, y lo hacía siempre con mucha discreción.

Y un día estaba yo en esos menesteres cuando, de repente, sentí cómo salía de mi vagina un líquido. Fue como muy rápido y con mucha presión. Fue MUY raro. De hecho, yo me asusté bastante. ¿Qué había sido eso? Llevaba años masturbándome, pero nunca me había ocurrido, y la verdad es que pensé que me había hecho pis. El susto me duró varios meses y llegué a creerme que podía mearme encima si estaba teniendo sexo con un chico, así que estuve un poco acomplejadita durante un tiempo, con miedo a que eso me volviera a pasar.

Por suerte, años después supe de qué se trataba y empecé a intentar que volviera a pasarme. ¡Qué importante es la educación sexual! Si lo hubiera sabido en su momento, ni me habría asustado ni habría desperdiciado años de mi vida reprimiendo la eyaculación.

Mi primer e inesperado squirt
©
 

¿Qué es la eyaculación femenina o squirting?

Existen registros de la capacidad de las mujeres para eyacular en documentos de la Antigua Grecia o en el Kamasutra. Lo que pasa es que, claro, como nuestra educación sexual en los institutos es bastante limitadita y el squirting está demasiado fetichizado, no está muy bien visto hablar de ello. Pero, si no lo hacemos, ¿cómo podemos enterarnos las mujeres de que podemos conseguir eso?

Aunque todavía se está estudiando el proceso de la eyaculación femenina, es bastante probable que tenga que ver con las glándulas de Skene o glándulas parauretrales, que crean y drenan el líquido que se expulsaría durante el famoso squirting.

Tampoco se sabe por qué algunas mujeres sí pueden eyacular y por qué otras no, si es una capacidad que solo algunas obtienen o si en realidad todas podemos, pero el miedo al chorrazo frena a la hora de dejarse llevar por el éxtasis sexual.

¿Cómo se puede conseguir eyacular?

Para experimentar un squirt lo que tienes que hacer es estimularte. O dejar que te estimulen. No todas las mujeres tienen que seguir los mismos pasos para lograrlo. Lo mejor es que vayas probando tú sola o con tu pareja a ver cuál es la tuya.

En mi caso, tener una eyaculación no es algo que me pase SIEMPRE. Ni siquiera CASI SIEMPRE. Además, todas las veces que he conseguido eyacular ha sido a través de la masturbación, sola o acompañada, pero nunca durante la penetración vaginal.

El método más recomendado es el de la fricción directa del glande del clítoris o del punto G. El viejo truco de colocar los dedos como Spider-Man, introducir el corazón y anular dentro de la vagina y hacer el movimiento de “ven, ven” muy rápido y produciendo cierta presión.

Escucha a tu cuerpo y déjate llevar

Es importante empezar despacio, para no hacerte daño, e ir aumentando el ritmo a medida que aumenta la excitación. Si te lo haces a ti misma, podrás sentir cuándo necesitas acelerar. Si estás con otra persona, es bueno que haya buena comunicación y puedas decirle lo que te gusta, cómo te gusta y cuándo necesitas que acelere.

Llegará un momento en el que experimentes un orgasmo diferente y se produzca la eyaculación. Muchas chicas paran antes porque creen que se van a mear encima. Es una sensación bastante parecida. El placer se obtiene por la liberación de ese líquido que te estaba costando retener, que de repente tu cuerpo se relaja y lo expulsa, por eso no se parece a un orgasmo de estimulación de clítoris, por ejemplo.

Después de esto, a veces sientes que necesitas parar y otras veces tu cuerpo te pide seguir. ¡Eso ya es dejarse llevar y disfrutar del momento! Mi consejo es que no te obsesiones con ello ni te sientas mal por no conseguirlo. En el sexo se trata de disfrutar, no de alcanzar objetivos. Si a ti te gusta y te hace disfrutar, pero nunca llegas a la eyaculación, no te preocupes, siempre que te lo hayas pasado bien. Y si has eyaculado y te ha gustado mucho la experiencia… ¡A repetir!

 

Sigue a Perra de Satán en Twitter e Instagram.

¿Qué mito del porno desearías que fuera cierto? Responde en el foro.


¿Ya conoces JOYclub?

¡Accede a nuestra exclusiva comunidad y disfruta de tu deseo!

En JOYclub te espera una gran comunidad con consejos fascinantes que cambiarán completamente tu vida sexual. NO importa si eres hombre, mujer, trans, soltero o en pareja. Vive tu fantasía con JOYclub. ¡Te estamos esperando!

Accede de manera gratuita en JOYclub

Su comentario en el foro (6 Contribuciones)