gif
©

¿Qué ganan las mujeres con el mundo liberal?

Darse de alta en una red social liberal te abre muchas oportunidades

El mundo de la sexualidad liberal debe ofrecer a las mujeres algo distinto (como son los tríos, orgías, gangbangs, un espacio para explorar nuestra bisexualidad, etc.) porque si no, no estaríamos en JOYclub ni en ninguna otra plataforma similar. ¿Qué le falta al mundo no-liberal para que no consigamos lo que deseamos? ¿Qué buscamos cuando nos aproximamos al mundo de la sexualidad liberal?

Por Cecilia Bizzotto

 

 

Animo a todas las mujeres a que compartáis en el foro vuestras opiniones y experiencias.

¿Qué ganan las mujeres con el mundo liberal?

¿Qué buscáis en plataformas como JOYClub? ¿Qué os ha aportado la sexualidad liberal o qué esperáis que pueda aportaros? ¿Dónde os sentís más respetadas: en discotecas tradicionales o en locales liberales? Para la discusión

 

El mundo liberal: un espacio para experimentar una nueva sexualidad y empoderarnos

A veces, las relaciones sexuales con nuestra pareja pueden volverse monótonas. También puede pasar que disfrutemos intensamente pero que, aun así, necesitemos algo más. La monogamia sexual nos impide realizar muchísimas fantasías que algunas de nosotras tenemos en la cabeza y que con sólo dos personas es imposible hacerlas realidad.

Tríos, orgías, gangbang, etc., son fantasías recurrentes en las mujeres y que sólo pueden cumplirse con éxito dentro del mundo liberal. Fuera del ambiente es difícil realizarlas, sobre todo por una cuestión de logística y por la dificultad de encontrar compañeros de juego experimentados.

Ser liberal no es una necesidad para la relación de pareja, sino que puede ser la guindilla que añada sabor al sexo. No es egoísta desear otros penes, querer ser tocadas por nuevas manos o besadas por labios distintos. Aunque habitualmente nuestra pareja nos haga disfrutar, es muy posible que acabemos conociendo facetas nuevas de nosotras mismas y de nuestro compañero que permitan redescubrirnos el uno al otro.

El relacionarme con el sexo de manera libre me ha permitido experimentar un cambio personal profundo: ha significado desatarme de los antiguos ideales del amor romántico y aprender que mi pareja puede desear a otras personas al mismo tiempo que me desea a mí. Los cuentos de hadas han desaparecido, dejando lugar para la realidad y la libertad.
Cecilia Joyce

Entrar en el mundo liberal permitió enriquecer mi sexualidad, ya que aprendí a conocer mejor mi cuerpo y descubrí que hay otras maneras de disfrutar del sexo.

Además, y lo que a mi juicio es mucho más importante, ser mujer y ser liberal significa empoderamiento. Creo que, en este mundo, la mujer llega a sentirse más capaz y más segura, ve con más perspectiva su relación con el sexo y consigue adaptarse para vencer sus miedos, complejos e inseguridades.

El relacionarme con el sexo de manera libre me ha permitido experimentar un cambio personal profundo: ha significado desatarme de los antiguos ideales del amor romántico y aprender que mi pareja puede desear a otras personas al mismo tiempo que me desea a mí. Los cuentos de hadas han desaparecido, dejando lugar para la realidad y la libertad.

La bisexualidad de la mujer en pro de la pareja

Ya sea por razones culturales o por razones fisiológicas, en principio la sexualidad de las mujeres fluye más que la de los hombres. Por ello, hay más mujeres que se identifican y reconocen su bisexualidad, o por lo menos su bi-curiosidad, que en el caso de los hombres.

La sexualidad liberal permite a aquellas mujeres que, aunque estén con un hombre, quieren descubrir el cuerpo femenino, desenterrar sus fantasías y explorar otra faceta de su sexualidad.

No tenemos por qué reprimirnos si amamos a un hombre, pero anhelamos el tacto suave y las curvas del cuerpo femenino. La libertad sexual puede ser la solución si queremos explorar esta otra forma de placer.

¿Qué ganan las mujeres con el mundo liberal?
©
 

Además, la bisexualidad de la mujer suele ser una fórmula interesante para aquellas parejas en las que el hombre no está preparado para ver a su compañera con otro hombre, pues podría considerarlo como un rival. ¡Ay esos celos! Soy una acérrima defensora de la lucha contra la absurdidad de los celos y la posesión ya que considero que es algo de lo que debemos desprendernos si formamos parte de este estilo de vida. No obstante, es muy probable que un trio MHM sea una experiencia iniciática muy positiva y enriquecedora para la pareja.

En efecto, la mujer invitada, al no ser vista por el hombre como una amenaza sexual (ni por lo tanto como una competidora puesto que es totalmente diferente a él) hace que, a través de un trío MHM, el hombre se abra más y, a menudo, lo viva con orgullo e incluso como una fuente de excitación.

Ser liberal no es una necesidad para la relación de pareja, sino que puede ser la guindilla que añada sabor al sexo.
Cecilia Joyce

Por todo lo anterior, el trío con dos mujeres puede ser un buen punto de partida para aquellas parejas en las que el hombre todavía no tiene suficiente experiencia ni seguridad para disfrutar de otras opciones que nos brinda la sexualidad liberal. Puede ser también un paso intermedio para poder llegar después a otros tipos de relaciones liberales, si así se desea.

Del trío MHM se puede pasar fácilmente al intercambio suave con otra pareja, estableciendo previamente límites claros y pautados para que nadie se incomode. Si el hombre se siente suficientemente seguro como para poder disfrutar viendo a su chica con otro hombre, entonces el intercambio completo, y posteriormente el trío HMH, está solo a un paso ¡Y nuestro disfrute como mujer también!

En definitiva, el trío con otra mujer puede ser una forma de facilitar la apertura de la relación a otras formas de sexualidad liberal ya que es un interesante punto de partida en el que, además, como mujeres podremos descubrir y disfrutar del excitante mundo del cuerpo femenino.

¿Cómo nos ven fuera y dentro del mundo liberal?

El mundo liberal tiene la ventaja de que el sexo no va acompañado de compromiso ni consecuencias de ningún tipo. Es cierto que, como mujeres, tenemos un gran poder sexual, pero como dijo tío Ben a Spiderman: "un gran poder conlleva una gran responsabilidad".

En nuestro caso, más que de responsabilidad se trata de constricciones sociales debido a que, lamentablemente, todavía vivimos en una realidad muy machista y patriarcal. ¿Cómo podemos disfrutar plenamente de nuestra sexualidad, dar rienda suelta a nuestros fetiches o disfrutar del sexo en grupo? ¿Podemos obtener todo esto mediante las formas tradicionales de contacto (bares, loveapps, lugar de trabajo…) y al mismo tiempo no parecer frívolas o desprestigiarnos? Lamentablemente, esto es muy difícil de conseguir. Sin embargo, siendo liberal la mujer puede ejercer su poder sexual sin "castigo" social, o por lo menos, sin tantas consecuencias negativas.

El mundo liberal no es perfecto, pero sí es un lugar mucho más tolerante y libre en el que podemos ser lo más sinceras posible con nosotras mismas y con los demás, pues todos somos iguales y venimos a buscar lo mismo. Aquí podemos exponernos, podemos decir qué nos pone y cuánto, sin avergonzarnos y sin temer ser criticadas.

 


¿Ya conoces JOYclub?

¡Ingresa en nuestra exclusiva comunidad y disfruta de tu deseo!

En JOYclub te espera una gran comunidad que te ayudarán con consejos fascinantes que cambiarán completamente tu vida sexual. NO importa si eres hombre, mujer, trans, soltero o pareja - ¡vive tus fantasías con JOYclub! ¡Te estamos esperando!

Entra gratuitamente en JOYclub