gif
©

Métodos anticonceptivos en el siglo XXI

Repercusión actual en la sociedad

Es sabido que actualmente en nuestra sociedad existen una gran variedad de métodos anticonceptivos con los que poder elegir cómo queremos vivir nuestra sexualidad, pero, ¿sabemos la repercusión que tienen en nuestro cuerpo? ¿Los utilizamos correctamente? ¿Conocemos los jóvenes todos los métodos existentes? ¿Qué tan importante fue su descubrimiento, especialmente para las mujeres?

Por Maaria

La aparición de los métodos anticonceptivos, tal y como los conocemos hoy, ha permitido elegir a las parejas el momento en el que tener hijos. Por fin, la mujer, que hasta hace poco estaba relegada a la tarea de tener “todos los hijos que el señor le permitiera”, puede controlar y tener todos aquellos que realmente desea. Por fin, la mujer tiene la posibilidad de tener relaciones sexuales para satisfacer su deseo y centrarse en su sexualidad, que sí, que ahí está, que solo tenemos que descubrirla y disfrutarla por todas aquellas que no pudieron.

Si echamos un breve vistazo a todos los métodos anticonceptivos que tenemos a nuestro alcance, podremos ver que la mayoría están orientados hacia nosotras (condón femenino, diafragma, píldoras, anillo, parche, etc), mientras que los hombres solo cuentan con el condón masculino y la vasectomía. ¿A qué se debe esta diferencia? ¿Por qué no hay más
métodos para los hombres? Como somos nosotras las que nos quedamos embarazadas, las farmaceúticas se pusieron las pilas para que pudiéramos “cuidarnos”, liberando, en cierta manera, de responsabilidades al hombre. Nos dan la posibilidad a nosotras de elegir cómo vivir nuestras relaciones sexuales y tener control sobre nuestro cuerpo. Pero, ¿de verdad tenemos más control sobre él?

Métodos anticonceptivos en el siglo XXI
©
 

Aunque nosotras tenemos métodos para dar y regalar, la mayoría de anticonceptivos que se nos ofrecen a las mujeres son hormonales, siendo estos los más utilizados, especialmente la píldora. ¿Sabemos lo que origina en nuestro cuerpo esta pastillita? Tomarla puede producir bastantes efectos secundarios, principalmente la hinchazón del cuerpo, dolor durante la menstruación o la aparición de acné, por no hablar de uno de los efectos secundarios más recurrentes y del que menos se habla: la pérdida de líbido. Son ya muchas las que han perdido las ganas de desear, de sentir, y aun así, siguen metiéndose ese chutazo de locura hormonal día a día, por lo que no, no controlamos nuestro cuerpo, lo controlan ellas. Y lo peor de todo es que no paramos de tomarla porque hemos asumido como normal toda esta montaña rusa en la que se convierte nuestra vida. Todo con tal de complacer, ¿a quién? Al médico que nos las receta, a nuestra pareja, a la sociedad, a la publicidad que nos asegura que es la mejor solución. Parece que es la nueva imposición social. Es muchísimo mejor que la mujer se infle de hormonas, maltratando su cuerpo, en lugar de que el hombre se ponga un simple preservativo.

 

¿Sabemos lo que origina en nuestro cuerpo esta pastillita? Tomarla puede producir bastantes efectos secundarios, principalmente la hinchazón del cuerpo, dolor durante la menstruación o la aparición de acné, por no hablar de uno de los efectos secundarios más recurrentes y del que menos se habla: la pérdida de líbido.


 

La mala o inexistente utilización del condón, especialmente por parte de los jóvenes y de parejas consolidadas, es uno de los mayores problemas de las relaciones sexuales hoy. En muchas ocasiones, los hombres se amparan precisamente en el hecho de que la mujer esté tomando la píldora, tenga un parche o cualquier otro método hormonal, para no ponerse
condón. Otras excusas habituales son, que el condón apriete o no sentir 100% a la pareja durante el acto sexual, hechos que se han demostrado, no son ciertos. Lo peor de todo esto es que muchas veces las mujeres nos dejamos llevar por este tipo de coacciones, creemos estar a salvo y finalmente no nos protegemos, en muchos casos dejando que este patrón se repita constantemente. ¿Cuántas veces no te has visto en la cama con alguien y te ha insinuado no usar protección? Y si no te ha pasado a ti, la historia te sonará por parte de tu amiga o de alguna conocida.

Métodos anticonceptivos en el siglo XXI
©
 

Introducir en la sociedad una educación sexual que establezca las bases de la responsabilidad de ambas partes de la pareja a utilizar métodos anticonceptivos es aquí indispensable, especialmente la utilización de métodos de barrera como el preservativo, que impide tanto la concepción como la contracción de ITS, que no debemos olvidar que están ahí y que debemos protegernos de ellas.


¿Utilizas anticonceptivos en tus relaciones? ¿Qué opinas de ellos? ¡Cuéntanoslo en el foro!

Esto podría interesarte:

¿Ya conoces el JOYclub?

¡Ingresa en nuestras exclusiva comunidad y disfruta de tu deseo!

En el JOYclub te espera una comunidad vital, de gran tamaño y consejos fascinantes que cambiarán completamente tu vida sexual. NO importa si eres hombre, mujer, trans, soltero o una pareja - ¡vive tu fantasía con el JOYclub! ¡Te estamos esperando!

Entra gratuitamente en el JOYclub