gif
©

Squirting- qué es y cómo conseguirlo

Guía completa para hacer squirt

Si estás por aquí es porque has oído hablar del famoso squirting o squirt y, claro, todo lo que sea placer y pasión en la camita, ¡nos apuntamos! Sigue leyendo porque vamos a contarte de la A a la Z qué es y cómo hacer un squirt.

¿Qué es el squirting? Saber antes de pasar a la práctica

Si la traducimos literalmente del inglés, la palabra squirting significa “chorreando”. Una definición bastante gráfica del fenómeno que describe, ya que el squirt consiste en expulsar un líquido transparente mediante la estimulación del clítoris, del punto G o de la vagina (o de todos al mismo tiempo).

Este líquido sale directamente de la vejiga. Por eso, la primera vez que la mayoría de las personas experimentan esta práctica sexual, llegan a pensar que se trata de orina. No gente, este líquido es el fruto del placer y la diversión.

Lubricación, eyaculación femenina y squirting: ¿lo mismo?

Estas tres reinas de la fiesta sexual a menudo se confunden y se entremezclan. Vamos a tratarlas una a una, como se merecen.

Lubricación: la primera en llegar a la fiesta

La más puntual. Hasta que no aparece, no empieza a sonar la música. La lubricación la sientes cuando te vas poniendo a tono y te notas mojada. Si no mojas mucho, tranquila, eso no significa que la persona con la que te estás acostando no te atraiga sexualmente.

La sequedad es bastante más común de lo que pensamos. Existen infinidad de productos para ayudarte a lubricar. Si te estás divirtiendo en pareja, prueba por empezar por un cunnilingus para refrescar la zona.

Eyaculación femenina: la de la confusión

Cuando llega a la fiesta, nadie sabe cómo llamarla. Todavía no existe consenso para el nombre que recibe el líquido que expulsan las mujeres al tener un orgasmo o alcanzar el clímax. Hay personas que quieren que al squirt se le denomine eyaculación femenina y otras que no utilizarían en ningún caso la palabra eyaculación para este fenómeno (por no compararlo con la eyaculación masculina). O sea, todo un caos.

Sin embargo, si elegimos la opción más aceptada, consideraríamos la eyaculación femenina como el líquido que se expulsa al alcanzar el orgasmo. A veces casi ni se nota porque se mezcla con la lubricación. En resumen, eyaculación femenina y orgasmo son el dúo erótico inseparable.

Squirting: la invitada de honor

La huésped especial, esa que puede o no aparecer en tu vida sexual. Lo que es seguro es que, cuando aparece, se deja notar.

Al contrario que la eyaculación, el squirting femenino no tiene por qué ir acompañado por un orgasmo. Muchas mujeres dicen sentir un orgasmo muy potente al hacer squirt (incluso orgasmos múltiples), otras aseguran no alcanzar el orgasmo al mismo tiempo y, en cambio, para muchas la sensación es la misma o muy parecida. En lo que todas las mujeres están de acuerdo es que a ninguna las deja indiferente.

Squirting- qué es y cómo conseguirlo
©
 

4 Consejos sobre cómo conseguir un squirt

Ahora que ya sabemos diferenciarlo, le vamos a dedicar todos los mimos a esta invitada tan especial y conseguir que se presente más a menudo en nuestra cama. Nos gusta acompañarte en tus nuevas aventuras, así que aquí van estos consejos sobre cómo provocar un squirt.

1. Masturbación y autoconocimiento

Sí, porque nadie te conoce mejor de lo que te conoces tú. Experimenta, tócate, mírate. Masturbarse resulta fundamental para averiguar lo que más te gusta por tu cuenta e ir con los deberes hechos cuando compartas experiencias. Te permitirá guiar mejor a las personas con las que vas a mantener relaciones sexuales.

Prueba algún juguete sexual como consoladores o vibradores. No esperes a que sea la otra persona la que adivine tus fantasías. Cuéntaselas y dale indicaciones en tus zonas erógenas preferidas. Todo con respeto y de buenas formas: así cariño, así me gusta…

2. Relax baby. Cero presiones

Muchas mujeres se sienten presionadas a la hora de conseguir hacer squirting. Si vemos una escena de sexo en una película o sitio porno, nos puede dar la sensación de que se trata de una actividad sexual de lo más común y no.

Muchas mujeres nunca han experimentado el squirting o simplemente esta práctica no les despierta ningún deseo sexual. ¡A otra cosa mariposa! No pasa nada, existen infinidad de opciones para un sexo caliente y a tu gusto.

3. Estimulación del punto G y estimulación del clítoris

¡Ajá! No te separes de estos dos que son los más marchosos del lugar y los que nos abrirán las puertas del squirt. ¿Sabes cómo reconocerlos? ¡Apunta!

Consejos para encontrar el Punto G

Dedos o juguetes sexuales, tú eliges quiénes te acompañan en la búsqueda del famoso Punto G, una zona erógena por excelencia. Aquí van algunos trucos:

  • Introduce uno o dos dedos en la vagina con las yemas de los dedos mirando hacia arriba. No hace falta que entren muy profundo.

  • Flexiónalos ligeramente de forma que las yemas de los dedos toquen la parte superior de la vagina.

  • Estimula esta parte superior donde notes un tejido rugoso y húmedo. Se sitúa en torno a unos 2 y 5 centímetros de la entrada de la vagina.

  • Si tocas habiendo alcanzado la excitación, el tacto será como el de una bolsa llena de agua.

Consejos para estimular el clítoris

¡Pasa, pasa! Más de 8.000 terminaciones nerviosas te están esperando. El clítoris, aunque puede estar más o menos escondido, lo ubicamos, ¿verdad? ¡Qué no se te escape! Es el aliado infalible para el placer femenino en general, no solo para el squirting.

Más del 70% de personas con vulva necesita la estimulación de este órgano sexual para alcanzar el orgasmo.

Su única función: dar placer. Invítalo siempre a tus fiestas porque con él la diversión está garantizada. Además, un clítoris bien estimulado abre la puerta a los orgasmos múltiples.

La estimulación del clítoris la conseguirás de muchas formas. Ya conoces el refrán “el roce hace el cariño”, pues eso mismo. Rózalo de la forma más placentera. Utiliza tus dedos, un succionador o cualquier posición sexual en la que la persona con clítoris gima de placer.

4. Tras la estimulación, ¡déjate llevar!

¡Abran paso! Ya llega, ¡ahí está nuestro querido squirting listo para salir! Cuando lleves un tiempo de estimulación y notes que te entran ganas de hacer pipí, ¡no las aguantes!

Las ganas de hacer pipí son la sensación que te indica que vas a hacer un squirt. Tranquilidad, el líquido que se expulsa es transparente e inodoro, no tiene nada que ver con la orina. Aun así, es cierto te puede resultar incómodo e, inconscientemente, retenerte.

Para ello, el mejor truco está en tu mente. Dejar la mente en blanco y fluir. Prueba con meditación, yoga, mindfulness o cualquier actividad que te permita trabajar eso que tanto nos cuesta, ¡relajar la mente!

¿Existe el squirt masculino?

Te sonará mucho más escuchar squirt mujer que es squirt hombre, pero, agárrate fuerte porque… ¡el squirting masculino existe!

Podríamos definirlo como el invitado desconocido, ya que son pocos los hombres que han vivido esta experiencia sexual tan placentera. La estimulación del punto G o P y la estimulación del glande son las claves para conseguir el squirt en los hombres.

¡Todo a punto para la lluvia de pasión!

 

 

¡Tu turno para disfrutar y hacer disfrutar con el squirting! En JOYclub encontrarás con quien llevar toda esta teoría a la práctica. ¿A qué esperas para vivir una lluvia de pasión? Ven y cuentanos en el foro tus opiniones, experiencias, recomendaciones o preguntas.


Más articulos sobre squirting.


¿Ya conoces JOYclub?

¡Ingresa en nuestra exclusiva comunidad y disfruta de tu deseo!

En JOYclub te espera una gran comunidad que te ayudarán con consejos fascinantes que cambiarán completamente tu vida sexual. NO importa si eres hombre, mujer, trans, soltero o pareja - ¡vive tus fantasías con JOYclub! ¡Te estamos esperando!

Entra gratuitamente en JOYclub